Ciudad Lucecita

TítuloCiudad Lucecita

Autor: Pablo Aldana; D.R. © 2013-2017

Categoría: Cuentos de Adolescencia

 

En este sitio también encontrarás cuentos de adolescencia como el que a continuación podrás leer. Se trata de una historia triste para reflexionar sobre lo que sucede con varios jóvenes; muchas veces producto de su inmadurez y la mala influencia de cierta “podredumbre” que invade a nuestra sociedad.

En la fría cama del Hospital General de Ciudad Lucecita se escuchan los gritos desgarradores de una mujer que está a punto de dar a luz. Entre llantos, gemidos y pujidos el tiempo se hace eterno, el dolor de parto, es sólo el principio de la carga emocional y física que deberá llevar por el resto de su vida.

La luz de un farol que pende de un arbotante se traslapa entre las ventanas de aquel viejo y descuidado Centro de Salud; el nacimiento de un nuevo ser, de una pequeña masa de carne, huesos y sangre está por concluir en aquella estancia.

Cuentos de Adolescencia - Ciudad Lucecita

La muchacha está sola, el médico pasante y las enfermeras tratan de solidarizarse con ella, puede notarse por el escándalo, que la paciente en cuestión es primeriza; otras mujeres en circunstancias iguales tratan de inyectarle valor a la “heroína”, hija única y madre soltera.

Ciudad Lucecita es una historia triste de amor que fue escrita por Pablo Aldana. En los cuentos de adolescencia como éste se abordan problemáticas sociales muy ligadas a la juventud y ha sido adaptado ligeramente para publicarlo en nuestro sitio.

 

El padre de la “personita” que está por nacer; ni ella misma sabe dónde se encuentra, probablemente confinado en una cárcel, en algún nosocomio o tal vez remontado en la sierra, escondido en las zonas marginadas huyendo de la justicia y de sus enemigos o peor aún, desintegrándose en alguna fosa clandestina o a la intemperie.

Cuando conoció a Ramiro en aquella tardeada, quedó deslumbrada por él, llegó a bordo de una pick up de lujo, último modelo, acompañado de dos personas más. Sus desplantes atrabancados, su forma de vestir, dar órdenes a sus acompañantes y sus expresiones groseras, le encantaron a Lupita; quien, a pesar de ser diez años menor, no le importó irse con el “caballero”, en cuanto éste se lo propuso.

Ramiro tenía un gusto exótico en el vestir, gastaba bastante dinero en zapatos, pantalones y camisas de marca, gustaba de visitar los mejores restaurantes y vacacionaba en centros turísticos VIP.

Se desvivía comprándole a su vez todo lo que ella le pedía, eso deslumbraba aún más a Guadalupe que estaba contenta de haberse ido con él, pensaba que aquella felicidad sería para siempre.

A escasos meses de estar juntos, las ausencias de Ramiro se hicieron constantes, hubo noches que no iba a dormir argumentando que tenía que hacer trabajos especiales para el “patrón”. Convivir con la soledad se hizo una costumbre para Lupita.

Se las arreglaba sola con su embarazo, así transcurrieron los días hasta que dejó de recibir dinero y noticias de su amado. Los recibos de agua, luz y renta empezaron por asfixiarla hasta que tomó la penosa decisión de regresar con su Madre.

Con siete meses de embarazo, llegó la muchacha a lo que fuera su humilde hogar, sólo para encontrarse con un cuadro sumamente desolador, su mamá estaba en cama muy enferma y al cuidado de una de sus tías quien le reprochó amargamente el haberse marchado. La señora había perdido la capacidad del habla y no podía moverse, los médicos le daban pocas esperanzas de vida.

Y ahora sin ningún apoyo moral y económico; con un sinfín de remordimientos estaba ahí Lupita, valiente, dispuesta a tener a su bebé, recostada en aquella helada cama. El dolor que se hace más intenso, corta de tajo sus recuerdos y la trae de vuelta a la no menos fría realidad.

Las cosas se complican, el sangrado es abundante, se necesita de un milagro para que todo finalice correctamente. El corazón de la paciente late a un ritmo demasiado acelerado tratando de bombear el poco líquido vital que aun viaja por las venas.

La mamá soltera puede sentir como se le desgarran sus entrañas, es sólo una niña que cumple ese mismo día, sus quince años. Debiera estar en esos momentos festejando el arribo a la “edad de las ilusiones”, acompañada de su madre, familiares y amigos, bailando el vals con su chambelán, dejándose llevar por el arrullo de la música y haciendo planes para estudiar y mejorar su futuro.

Pero no es así, ha cambiado todo con la premura de sus emociones al dejarse llevar en rebeldía, hacer caso a sus instintos desenfrenados, y sobre todo por poner oídos sordos a las palabras de su madre y sus tías; que creyó necias cuando le dijeron: «Hija, cuídate, lo primero es el estudio, escoge bien a tus amigos y no pienses en noviazgos».

Lupita respira una vez más, puja y empuja con tal fuerza que parece que las venas de su cuello van a reventar, la preciosa bebita suelta el llanto tratando de reincorporar los pulmones a su nuevo estilo de vivir.

El pasante en turno inhala y exhala una gran bocanada de aire, las enfermeras y las demás pacientes se alegran y sonríen sin siquiera percatarse que Guadalupe yace inmóvil, inexpresiva, con la vista apagada, perdida, mirando hacia el infinito. Ya es de mañana y afuera el movimiento constante de autos y personas da vida a Ciudad Lucecita.

Si te gustan los cuentos de adolescencia donde se narran historias de reflexión para jóvenes; entonces te invitamos a seguir navegando por esta web, en la que podrás encontrar otros relatos de amor que te dejarán mensajes para la vida.

Comparte nuestros relatos y cuentos cortosShare on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *