El Cuarto Escalafón: El Último Contrato

Capítulo XEl Último Contrato – El Cuarto Escalafón

Autor: Juan Pablo Rivera M.; D.R. © 2017

Categoría: Novelas Para Leer

 

Quienes buscan novelas para leer podrán seguir disfrutando de El Cuarto Escalafón. En la entrega anterior la niñez de Óliver es cruel… Si todavía no conoces de qué trata el Capítulo IX: Veneno en la Sangre, te invitamos a leerlo para que puedas seguir deleitándote de esta trepidante y bonita historia. Sin más dilación aquí te la presentamos.

No era la primera vez que Paulino firmaba aquel tipo de contrato, estaba ya muy acostumbrado a hacerlo; pero ahora, éste en especial, representaba la transacción más jugosa e importante de su vida; cuando lo contactaron, le dijeron que había sido “discretamente” recomendado por personas de muy alto rango que conformaban “La Organización”.

Su “efectividad probada”, su secrecía y su capacidad para pasar desapercibido lo había convertido en el número favorito de aquel ranking. Para probar que los “rumores” no eran solo eso, aceptó aquella tarea.

Novelas Para Leer: El Cuarto Escalafón - El Último Contrato

A la firma, “el operador” le hizo entrega del 50% del valor total del acuerdo, que ascendía a U.S. $ 1, 500,000.00 dlls., con la promesa de que al terminar el “trabajo” recibiría el resto.

El Último Contrato es el décimo capítulo correspondiente a la historia corta llamada El Cuarto Escalafón escrita por Juan Pablo Rivera. En nuestro sitio podrán encontrar relatos, cuentos cortos y novelas para leer gratis, esperamos sean de su agrado.

 

Como parte de la primera etapa del plan, “El operador” le hizo entrega de un expediente de investigación que contenía, nombres, apodos y direcciones de las personas a las que exterminaría, destacaban en aquel sumario, los apelativos de los jefes que comandaban cada una de las áreas de la ciudad de Xocomayal.

De acuerdo a las instrucciones, después de cortar esos cinco males de raíz, debía regresar a Tolteapan para ponerse nuevamente en contacto con “La Organización” con el propósito de poner en marcha la segunda fase de aquel peligroso proyecto.

Los meses que siguieron a la firma de aquel tratado, convirtieron a Xocomayal en un infierno; aparecían cuerpos torturados y descuartizados por todas partes, “Los Letales” que se quedaron a cuidar la plaza, no tenían idea de quien les estaba ocasionando tantas bajas.

Pensaban erróneamente que las bandas rivales trataban de apoderarse de su territorio o de que algún carnicero psicópata andaba suelto por la ciudad escogiéndolos como blanco de sus locuras; pero, ¿por qué a ellos?, algo definitivamente andaba mal.

A oídos de los cabecillas llegaba la información de que los sectores, iban derrumbándose uno a uno en las manos de personas “desconocidas”; la habilidad de Paulino estaba muy por encima de “Los Letales”.

En unos meses perdieron irremediablemente la plaza que cayó en poder de uno de los grupos rivales que aprovecho la coyuntura, finalmente, los últimos colaboradores decidieron unirse a los contrarios; mientras que, desesperadamente los líderes intentaban fallidamente sostener sus operaciones a larga distancia. En pocos días, “Los Letales” quedaron reducidos a nada en la plaza de “Xocomayal”.

Al término de la primera etapa del contrato, Paulino concertó su segunda cita con “El Operador” en un lugar remoto, lejos de Tolteapan con el fin de evitar, filtraciones innecesarias de información.

Ahí le fue entregado un sobre cerrado con documentos que señalaban el lugar exacto donde se ubicaba el último bastión de operaciones de los criminales, una serie de datos sobre los personajes que tendría que eliminar y la fotografía de una jovencita muy hermosa; Jennifer, “el motor de todas aquellas ejecuciones”.

Esa noche, entre las montañas y cobijado por el cielo estrellado, Paulino no podía conciliar el sueño; venían a su mente los momentos felices que vivió al lado de  Don Aparicio en completa calma y armonía, extrañaba esa forma honesta de existir, sin sobresaltos, sin ansiedad, en completa sincronía con la naturaleza y consigo mismo.

Tal vez, la justicia que creía “impartir” no era tan reconfortante ni tan justa como él pensaba, su subconsciente le indicaba que debía cambiar de actitud; se estaba quedando en completa soledad y sin alguien con quien compartir lo que tenía, ¿de qué le servía ganar tanto dinero entonces?, ¿no debía mejor dejar en manos del “Creador” el tema de la Justicia?

Antes de quedar dormido, llegó a la conclusión de que una vez eliminada la pandilla de “Los Letales” y desde luego, si aún continuaba con vida, se retiraría de “La Organización” para tratar de rehacer su camino.

Continuará…

Proximamente:
Si ha sido de su agrado que les ofrezcamos novelas para leer cortas les invitamos a que regresen pronto a nuestro sitio para que disfruten El Capítulo XI de El Cuarto Escalafón, en el cual están por suscitarse varios hechos donde será partícipe el temerario Paulino; no se lo pierdan.
Comparte nuestros relatos y cuentos cortosShare on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *