El Cuarto Escalafón: Veneno en la Sangre

Capítulo IXVeneno en la Sangre – El Cuarto Escalafón

Autor: Juan Pablo Rivera M.; D.R. © 2017

Categoría: Mini Novela Negra

 

Seguimos con una nueva entrega correspondiente a la mini novela negra: El Cuarto Escalafón. En el anterior episodio la organización más poderosa de la región tendrá que… Si aún no disfrutas el Capítulo VIII: Los Letales, te sugerimos leerlo para que conozcas a detalle el hilo de esta gran historia de acción y suspenso. Sin más preámbulos aquí les dejamos la continuación.

Corriendo como loco por las calurosas llanuras fue visto aquel niño; gritando, huyendo despavorido de lo que parecía un fantasma; tres individuos lo perseguían a caballo por ese lugar, bebiendo y carcajeándose de lo que minutos antes hicieran.

A lo lejos sobre sus espaldas, envuelta en llamas, se divisaba una pequeña comunidad dedicada a la crianza de ovejas; el humo con olor a muerte podía respirarse a cientos de metros a la redonda.

Novela Negra: El Cuarto Escalafón - Veneno en la Sangre

Los tres jinetes llegaron al pueblito ganadero fingiendo ser comerciantes de lana, cuando los pobladores se confiaron, uno a uno los fueron asesinando; el líder de la pandilla, cortó cabezas por doquier, con un “gran cuchillo curvo”.

Veneno en la Sangre, es el noveno capítulo que forma parte de la mini novela negra denominada El Cuarto Escalafón. Esta historia de acción, crimen y suspenso fue escrita por Juan Pablo Rivera y se le hicieron leves adaptaciones para ofrecerla en versión online.

 

En presencia del pequeño Oliver, desmembró a sus padres y a sus hermanos para después arrojarlos al fuego; después el niño salió corriendo para intentar salvar su vida, pero lo habían descubierto y kilómetros adelante estaban por alcanzarlo.

Todo parecía perdido, excepto porque uno de esos mensajeros de la parca vio en Oliver al esclavo ideal que les serviría para hacer todo lo que se le ordenara; así empezó la triste vida de aquel niño que intempestivamente le cambiaron la vara de pastor por la espada, la libertad por los grilletes, la sonrisa por el odio y la inocencia por maldad intencionada.

El pequeño creció con el apodo de “Alacrán”; los constantes maltratos que recibía del trío de orates, transformaron su tierno corazón en dura roca, de tal manera que, cuando tuvo la edad y el “veneno” suficiente para tomar venganza, lo hizo con una sonrisa en los labios.

Obviamente con el tiempo se había ganado la confianza de los asesinos y en una de tantas ocasiones que el trío de perversos se emborrachó hasta perder el conocimiento, el ya joven, los amarró y amordazó.

Cuando despertaron ya estaban puestos en “cuclillas” sin poder defenderse y frente a ellos “el esclavo” blandía el filoso sable curvo; primero mató al mayor de ellos, después al que había propuesto su esclavitud y dejó para el final, al descuartizador de su familia.

El asesino miró con horror, como desprendían primero uno de sus brazos, después, cayó una de sus piernas, y por último, loco por el dolor, sintió como aquella hoja de fino metal aplanado rebanaba su cuello.

Como trofeo, su cabeza fue expuesta en la calle principal de aquel barrio; cuando una turba de vagos la encontraron, junto a ella, serpenteaba un papel que tenía impreso una especie de firma en forma de alacrán.

Los años subsecuentes fueron de “prueba sin error” para Oliver, sus ejecuciones constantes y efectivas lo llevaron a ser etiquetado como uno de los más efectivos asesinos a sueldo; hasta que el hampa lo contrató entre sus filas para ser el brazo ejecutor de “Los Letales”.

Antes de llegar a la corporación criminal; “El Alacrán” tuvo enfrentamientos con algunos “contratistas” y su habilidad lo había mantenido siempre con vida en detrimento de los contrarios, quienes al sucumbir, irremediablemente terminaban “entregándole” la insignia y con ello, el escalafón correspondiente.

Pero los años se le estaban acumulando y sentía que ya no tenía la misma fuerza ni la destreza como para enfrentar a nuevos “cazadores”, por eso había optado por convencer a sus jefes de emprender la retirada lo más lejos posible de “La Organización” y esperar a que el tiempo constituyera el “factor de olvido” de la afrenta cometida en Xocomayal.

Continuará…

Capítulo X Ya disponible!!
Ojalá y esta bonita historia, que hemos presentado a modo de mini novela negra; la estés disfrutando en gran manera. El Capítulo X de El Cuarto Escalafón nos tiene reservados varios acontecimientos tan interesantes como los que ya se develaron en episodios anteriores; te invitamos a descubrirlos.
Comparte nuestros relatos y cuentos cortosShare on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *