Mi primer Amor por Internet

PRÓLOGO

El amor por internet ha cobrado gran popularidad desde los inicios de la red y se puede decir que para varios de nosotros se ha hecho tan común conocer o incluso vivir historias de amor que comenzaron de forma virtual. El conocer amigos por internet se ha convertido en una alternativa bastante atractiva en la búsqueda del amor. Algunas de las razones que hacen a la persona buscar el amor por internet son: Curiosidad, falta de tiempo para salir a socializar, recomendaciones de amigos, deseos de conocer personas de otros lugares y culturas, etc. En esta historia “Vakero” encuentra pareja por internet de una forma tanto circunstancial y a continuación podrás conocer un poco más de este peculiar relato de amor.

SINOPSIS

Es el año de 1997 cuando un joven mexicano sin proponérselo y de forma circunstancial se encuentra chateando con una chica argentina, después de eso todo cambiará para ambos y con el tiempo se darán cuenta que el amor por internet si es posible.

Mi primer Amor por Internet - Masrelatosycuentos

 DESARROLLO DEL RELATO

Conociendo el Internet

Hace tiempo, cuando estudiaba en la Universidad por razones de trabajo tuve necesidad de conocer el internet, recuerdo que una maestra me encargó una tarea, la cual me recomendó consultarla en ese medio. Corría el año de 1997 y eran los inicios de esta tecnología por lo que la escuela solo contaba con un pequeño centro de cómputo con unas 12 computadoras aproximadamente.

Como no sabía usar todo aquello tuve que pedirle ayuda a un compañero para aprender y salir de esa situación y así poder entregar el encargo de aquella profesora. Ese amigo que tenía un poco más de conocimiento sobre el internet aceptó llevarme a la sala cómputo y ayudarme con la consulta; sin embargo algo mágico pasó en mí al conocer todo aquello, quedé maravillado y todo fue diferente, de ahí en adelante las visitas a las instalaciones se hicieron más continuas y me propuse aprender más sobre computadoras e internet.

Recuerdo que en aquella etapa fue algo triste y difícil mi situación pues yo no tenía computadora y el gusto por ellas se había despertado en mí; es cierto que al conocer el internet hacía más fuerte en mí la necesidad de tener una PC pero hasta ese momento sólo podía conformarme con entrar al centro de cómputo por espacios de tiempos cortos pues al ser bastante el alumnado no había forma de poder disfrutar por más tiempo todo aquello.

Con el tiempo me ofrecí a atender a los usuarios y el jefe del centro me fue tomando confianza y aprecio. Con ello y al pasar de los días él me permitió usar las computadoras con más continuidad; pero sólo un par de horas por las noches después de cumplirse el horario para el alumnado.

Aprendiendo a chatear

Al principio empecé por navegar, conocer más sobre las computadoras y otras cosas necesarias para mi formación como estudiante; pero un sábado, recuerdo que uno de mis compañeros en el centro estaba “chateando”, y él fue quién me enseñó en qué consistía todo aquello que para mí resultaba un mundo nuevo. 

En ese entonces no existía ni el Messenger, Whatsapp, Facebook y demás cosas que hoy en día hay; para ello se usaba el mIRC que era el software que se utilizaba para el chat y aunque hoy ya no es tan popular todavía existe. En esa plataforma ahí se quedó abierta la sesión; era la del amigo que charlaba pues se había tenido que marchar, pero antes de irse me dijo: Ahí si quieres sigue platicando; por lo que tomé su lugar y me dispuse a entretenerme un poco.

Hasta ese momento no me llamaba la atención el chat pues ya había escuchado de algunos amigos de qué trataba todo aquello. Antes había tomado la decisión de aprender otras cosas que consideraba más interesantes; pero ese día cambiaría un poco mi forma de pensar. Ya en el chat; alguien me mandó un mensaje, ella tenía el nick de Guada y yo tenía el nombre de Vakero, mismo alias que había dejado el compañero que se había marchado.

El mensaje despertó en mi persona un interés inexplicable; caí en la conclusión que era mi primer chat y eso me hacía sentir algo especial. El conversar con alguien del otro lado del mundo era simplemente algo nuevo en mi vida; ella me comentó que era de Argentina y a mí se me hacía simplemente fabuloso el cómo podíamos platicar en aquel entonces con personas de otros lugares tan lejanos.

Luego de platicar algunos minutos intercambiamos nuestros datos y nos despedimos; pero antes hicimos la promesa de estar en comunicación seguido. Al desconectarnos de ese mundo virtual me quedé pensativo y descubrí que estaba sintiendo algo especial al haber intercambiado mensajes con esa chica. Sentí la necesidad de saber más de ella, de conocer más de su vida por lo que al siguiente día le escribí un primer correo recibiendo respuesta muy pronto; cómo poder olvidar aquellas líneas en word que me adjuntó; el mensaje era corto pero era muy importante para mí.

Así seguimos intercambiando correos y conociendo más de nuestras vidas; había intentado volver a buscarla en el chat pero no me daban permiso de chatear en el centro de cómputo por lo que sólo podía conformarme con saber de ella por email. Hubo momentos de nostalgia donde me sentía triste por no poder saber más de ella; pero terminaba por reflexionar que de lo malo sucedía algo bueno pues comenzábamos a extrañarnos, se podría decir que empezaba a nacer algo bonito entre nosotros.

A veces me daba miedo sentir todo aquello, me parecía una de esas historias de amor sin ningún futuro, pues ella estaba tan lejos y todo era simplemente un “sentimiento a ciegas o tal vez un amor a distancia sin futuro”; pero su forma de ser hacía que el interés por ella se despertara aún más.

Descubriendo el amor por internet

El tiempo pasó y después de unos tres meses aproximadamente se dio de nuevo el encuentro en el chat afortunadamente; fue tan bonito ese momento que después de platicar por un par de horas terminamos siendo novios por internet. Ella tenía 17 años y yo 20; era algo tan lindo que de repente era imposible de creerse.

Amor por Internet - Historias de Amor

La relación siempre fue linda; platicábamos todos los viernes por las noches; de las 10 a las 12 del horario de México, pues era el espacio que yo había encontrado para poder platicar con ella desde la sala de cómputo sin tener problemas. Así continuamos con la relación y después de eso pasamos a escribirnos cartas postales, creo que aún guardo un par de ellas. También hubo llamadas por teléfono; me encantaba escuchar su voz con acento argentino tan tierna en verdad; sin pensarlo estaba viviendo mi propia historia de amor por internet.

Desenlace de la historia de amor

Luego que pasaron siete u ocho meses de vivir momentos románticos e inolvidables con aquella chica, un día cuando entré al chat y le saludé la sentí muy diferente y hasta cierto punto distante. Le pregunté qué le sucedía y sólo se limitó a decirme: “Esto ya no da para más”, “Las personas a quien quiero están conmigo y no lejos” “Esto tiene que terminar”, me sentí algo triste y no me quedó más que aceptar la situación y esa triste realidad.

Han pasado más de 15 años y aún recuerdo esa bonita experiencia que me sucedió. Se convirtió en algo muy especial para mí porque nunca imaginé que al entrar por primera vez a un chat; ello me llevaría a tener una vivencia romántica un poco común. Así conocí Mi primer amor por internet y sólo me resta decir que donde quiera que estés “Guada” te deseo sinceramente lo mejor.

ACERCA DEL RELATO

Este relato de amor narra cómo desde sus inicios el internet se ha convertido en un medio importante en la búsqueda del amor. Hoy en día esta forma de buscar pareja se ha hecho tan común que tal vez ya no parezca tan raro el conseguir pareja en la web;  pero si nos remontamos por lo menos 15 años atrás se podría decir que sí era algo muy especial cuando alguien se enamoraba por internet y tal es el caso de Vakero quien vivió una linda historia de amor por internet y que al relatarla a muchos de nosotros nos ha de despertar lindos recuerdos y especiales sensaciones.

AUTOR

José Manuel Busso Copyright © 2013-2016

Comparte nuestros relatos y cuentos cortosShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *